lunes, 17 de septiembre de 2018

Música y Traslado XXIX

Nunca es suficiente para mí,
porque siempre quiero más de ti...

¿Esperar amor, es esperar demasiado?
Algunas veces, uno aspira a recibir lo que da
así que se esfuerza dando mucho, nutriendo lo que da
engrosándolo...

No es egoísta, no, porque generalmente das mucho lleno
de la esperanza de que alimentas algo duradero, algo firme y 
amplio que crecerá y crecerá y soportará el golpe del tiempo y
de la vida, de la tragedia, de los cambios...


Uno da y fortalece sus relaciones para que estas se hagan mejores, para que sean la verdadera, para que no vayan a deshacerse entre las manos a la primera sacudida...


Y tú te vas, jugando a enamorar,
te enredas por las noches entre historias que nunca tienen final...

Ay quien disfruta el aquí y el ahora y no le interesa par nada forjar a futuro...

O forja aquí, forja allá...

A algunos, sólo nos gusta esperar.

Pero para los que nos gusta esperar, resulta que no fuimos 
lo suficientemente cuidadosos...

Y así, somos quienes forjamos
Pero no quienes habitamos esa mansión construida.



No hay comentarios:

Publicar un comentario