jueves, 8 de noviembre de 2018

"Shhh shhh cállate, cállate" (Mujeres Asesinas, México S02E11)



"Y así desde hace años,
lo mismo siempre, una pesadilla
que no termina nunca, sólo mi 
niña me ayuda a seguir delante, sólo ella."



María, pescadera

Quizá una de las cosas más difíciles de enfrentar es el acoso laboral, no sólo el de un patrón controlador que busca obtener algún beneficio sexual, ya sea la mera contemplación o el real acercamiento con una empleada, sino también el acoso de los compañeros y jefes que abusando de su poder, buscan humillar, sobajar y dejar en nada a sus compañeros de trabajo, a sus subordinados; en el caso de María (María Sorté) la pobre no sólo tenía que lidiar con un patrón que le había puesto el ojo encima, sino también con una ex mejor amiga que ahora hacía hasta lo imposible por fregarla.

martes, 6 de noviembre de 2018

Kindberg, fase 1

Saben que soy una obsesiva del cuidado de los animales, bueno no tanto, pero en esas ando...

Cuatro gatos rescatados habitan ahora mi casa y dos perras que también rescaté... Terry, que ya no está conmigo estaba en las mismas condiciones, hace unos días resguardé un pajarito en mi cajón del escritorio hasta que estuvo fuerte para volar y alimento a la perrita de mis vecinos porque no tienen a bien cuidarla como se debe.

¿Animalista?, sí, lo soy.

martes, 30 de octubre de 2018

Citando: King a propósito del Terror


¿Como surge el miedo?

¿De dónde nace?, ¿Cómo funciona?


A veces el miedo es algo tan extraño, tan abstracto que no se sabe de dónde viene o cómo funciona, se queda uno perplejo ante el horror, dejando que escale como unas manos descarnadas, por las piernas, por el vientre, hacia el pecho...

Pero es algo más que una sensación de desconocimiento y sobrepasa las fuerzas mismas para mezclarse con el entendimiento de lo pasado...

El miedo anida en el primigenio instinto del hombre por conocer, por aprender que lo que le rodea es infinito y se enreda con la dormida capacidad de aceptar que no lo conocemos todo...

Que la vida aún nos puede sorprender.

lunes, 29 de octubre de 2018

Hostal (Reseña)


Escuché mucho sobre esta película, mucho, pero verla es otro asunto; no estoy haciendo este comentario al verla por primera vez, sino que ya van un par o más de un par de veces que la veo, así que creo que ya la leí como se debe, o al menos lo mejor posible. Primero hay que decirlo: claro que es fuerte, es una película con un contenido para adultos muy elevado, desde los desnudos parciales innecesarios (en serio, a mí me parece innecesario ver tanta bubbie y no es que sean feas, se abuse de ellas o no sea grato mirar, tampoco que no le den un plus a la película, ¡se lo dan!, pero ¿tantas?), hasta las escenas de asesinato descarnadas, cínicas, crudas, la sangre abunda pero esto no es precisamente “gore” del que conocemos. Es diferente, sí vemos salpicaduras y borbotones, pero tranquilos, no es al nivel y pasión en que aquello se encharca, no, no se queda sólo en que hay la presencia como para empaparnos, aquí es para sentirnos pegajosos, esto es sangre más tejido, esto es sangre más un trozo gigantesco de carne que se te estampa contra la mejilla y cae de ahí con un “plop” pesado y acuoso contra el suelo.

Hablemos de datos técnicos. La película es de 2005 y es dirigida y producida por Eli Roth, a quien acompaña en la producción ni más ni menos que Quentin Tarantino, de hecho cuando uno hace memoria se encuentra con que era una de las primicias de los anuncios cuando salió la película, el apoyo del director de Kill Bill; con un guión del propio Eli Roth y una duración de 95 minutos, la cinta mezcla un montón de idiomas y se pase por lugares europeos un poquito venidos a menos por ser barrios muy bajos o medio aislados. En sí la historia es pegajosa porque es creíble, funciona porque su primicia es una más o menos conocida leyenda urbana y de ahí se desprende su vitalidad.