miércoles, 27 de junio de 2018

"Muchos nombres, poca memoria..." (Mujeres Asesinas, México, S01E12)

"Siempre tuvo el cinismo pintado en la cara,
como no pude borrarle el cinismo, le borré la cara."


Ana, Corrosiva

Vamos a decirlo, en capítulos anteriores y en los que siguen, vamos a estar viendo situaciones como esta: mujeres que buscan amor, no desesperadamente pero que son de alguna forma víctimas de oportunidad por ello, susceptibles a caer y hay que decirlo, caen a veces tan fácil que sorprende; en este capítulo, doce de la temporada, vamos a ver a Ana, interpretada por Cecilia Suárez, que debido a un accidente medio aparatoso por un arranque de rabia (en realidad más adelante nos daremos cuenta de que es medio torpe cuando está enojada o triste, una Bella Swan cualquiera), acaba con necesidad de una cirugía mayor en el brazo. El médico que la atiende es Martín, interpretado por Julio Bracho Castillo, que a leguas se le siente el ego exorbitante pero que se corta hasta con cuchillo; hablando de cortes, pues Martín la ayuda para que mejore de sus heridas y con ello, empieza a buscarla.


Ana está haciendo su especialidad, ya que es pediatra y quiere superarse, los estudios la tienen agobiada y la idea de un hombre apuesto que la corteja no le hace el feo, al menos de primer momento parece que la cosa podría pintar bien; cuando al fin empiezan a tener una relación y desde el comienzo de la misma, Ana se topa con que Martín es todo, menos el novio sensible que convendría a cualquiera, en realidad es seco, grosero y le hace cada desplante, que en serio uno se pregunta si le aguantaría tanto. Pero ella le aguanta.

Ana lucha por tener una buena convivencia con Martín, que detesta las sorpresas, es incapaz hasta de pagarle un taxi y le dice las cosas de un modo que le dan a uno ganas de salir corriendo; entre que Martín la absorbe tanto como para descuidar su preparación y Ana es bastante aprensiva, la relación se va volviendo poco a poco tóxica. Aunque a Ana le advierte una ex de Martín en la que se está metiendo, ella de plano se tira de cabeza dentro de la relación, lo que da por resultado que no en mucho tiempo, Martín se consiga otra paciente que le dé la relación relajada que él quiere y con ello, empieza a poner más distancia con su ahora ex.

Ana no lo acepta, entra en un profundo estado de pánico y de odio contra Martín, a quien de pilón descubre en su consultorio con otra mujer, a estas alturas, el capítulo ya se despeñó y sabemos bien que no se puede hacer nada por nuestra protagonista: es cuestión de tiempo antes de que la cosa reviente por completo; y vaya modo que encuentra Ana de hacer que la situación truene, dándole a Martín algo que vaya que detesta: una sorpresita.

No hablaré mucho de lo que ocurre para no cebarles el capítulo, pero sí les diré que es de los mejores de la temporada, el caso de Ana es una clara muestra de lo que una mujer despechada puede llegar a hacer; podría decir que la actitud de ella es exagerada, y aunque en efecto lo es, lo cierto es que la actitud de él, era peor, desmesuradamente arrogante y pagado de sí mismo.

De mis capítulos favoritos de la serie, este tiene una realización visual excelente, el trabajo que hace Cecilia Suárez en el papel de Ana es formidable, se la crees de principio a fin, con lo que se confirma su calidad actoral desde el primer momento del episodio, una actuación pulcra como las que siempre hace; pero el que se lleva el capítulo por mamón y desgraciado es Martín, su arrogancia, la sonrisa desagradable, el tono áspero con que trata a la novia y el odioso modo en que le importa un sorbete lo que ella pueda sentir, en serio, hacen que el capítulo sea funcional.


La ambientación, las escenas bien rodadas y los escenarios nos meten a la historia de inmediato, la dirección es muy buena y aunque tiene sus tonos melodramáticos que ya conocemos, Mujeres Asesinas en su capítulo Ana, corrosiva, se saca un merecido 9.0 para este capítulo; ¿lo recomiendo?, sí, por supuesto, es de los que vale la pena ver con palomitas y dispuesto a sentir empatía por el homicida más que por la víctima.

Así que no esperen, ¡vayan a verlo!, hasta en YouTube se lo pueden encontrar y lo van a disfrutar, ya verán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario