martes, 25 de julio de 2017

De desolación

La vida da muchas vueltas, demasiadas, es sorpresiva y abrasiva, muchas veces funciona en velocidad máxima y estos últimos días eso fue lo que me demostró.

Hace apenas dos semanas mañana, mi abuelita, mi segunda mamá, fue internada en el hospital, y ya mañana también serán nueve días que nos dejó para estar en un lugar mejor; han sido días muy duros, terriblemente duros y difíciles, de ahí que la Osezna estuviera por un par de semanas tan abandonada... ¿quién iba a querer asomarse acá sintiéndose tan destruido?


Al menos no yo, y lamento decirlo así, cuando quizá alguien pudiera malinterpretarlo... dudo que alguien se ocupe... dudo que alguien lea acá alguna vez.

Por el momento, el diario sufrió retrasos, hoy mismo eso se enmienda, pero por lo pronto, anuncio días pesados por aquí, entradas quizá más serias, más flojas, más desencantadas, más...

Más como me siento. destrozada.

2 comentarios: